Hola de nuevo, querido lector¡

Es posible que hayas oído alguna vez esta expresión cuya fuente, según el Centro Cervantes, es oral, es decir, desconocida, pero aunque no conozcamos su autor, sí podemos dar fe de la veracidad de lo expresado en la misma.

Se acercan tiempos más clementes, puede que hasta podamos empezar a viajar dentro de poco¡

Si así fuera  ya sabes que aquí te espero, en Sevilla, una ciudad de Maravilla, y precisamente sus maravillas quisiera yo mostrarte como Guía de turismo que soy. Ya bien te acerques a mi ciudad por unas horas, o para una estancia más prolongada, Sevilla es lo suficientemente grande y a la vez pequeña para acercarse a ella en ambos casos.  Sí, ya se que es una contradicción lo que acabo de expresar, pero no por ello menos verdadero, como Sevilla misma. Una ciudad cuyas calles han pisado numerosos pueblos y en la que han visto la luz numerosas personalidades de muy diferentes ámbitos, porque Sevilla es sobre todo tierra de contrastes y de cultura(s). Es lo que tiene que la hayan habitado pueblos como el mítico Tartesios, el  exótico pueblo Fenicio, la imperial Roma, los correosos Visigodos, sin olvidarnos de la emblemática Al Andalus. Todos y cada uno de ellos han dejado su huella en Sevilla que, como ciudad portuaria que fue y sigue siendo, ha sabido acogerlos y escoger lo mejor de ellos.

Por ello si tu visita a Sevilla fuera por unas horas nada más, yo te propongo que recorramos la flor y nata de la ciudad. Su parque principal, el de la Infanta Maria Luisa, acercarnos a su río, el Guadalquivir, para luego adentrarnos en su casco histórico donde descubriremos sus monumentos principales, aquellos que en 1987 fueron declarados Patrimonio de la Humanidad, para terminar paseando por sus calles más emblemáticas, donde podremos degustar algo de su patrimonio gastronómico …

Ahora bien, si decides disfrutar de Sevilla durante más tiempo, eso ya es otro cantar y además de acercarnos a esas maravillas, podremos profundizar en barrios como el de Triana, San Lorenzo, Macarena, descubrir la gastronomía a través de alguno de sus mercados, la artesanía, la moda ….. o incluso salir de la ‘capital’ para acercarnos a Carmona, Santiponce…. Sevilla ofrece mil y una oportunidades para disfrutar de tus bien merecidas vacaciones.

Y tú, te lo vas a perder?